SALVACIÓN

El Evangelio

  • El evangelio es la buena noticia para la humanidad, que se resume en el hecho de que JESÚS se hizo hombre, dejando su gloria eterna en los cielos, habitó entre los hombres, para conocer sus debilidades y sufrimientos pero sin que ÉL haya pecado
  • Estando en esta Tierra, enseñó los principios de Dios, predicó a los hombres dándoles a entender sus pecados y además sanó las enfermedades de muchos afligidos. Jesús declaró y demostró que era y es DIOS.
  • Después de estar tres años predicando y sanando, fue castigado y luego CRUCIFICADO para llevar los pecados de cada uno de los que vivieron en la época de Jesús y por toda la humanidad. EL recibió el castigo que la humanidad merecía y merece por llevar una vida sin tomar en cuenta a Dios.
  • JESÚS MUERE en esa cruz después de estar un día en completo dolor.
  • Tres días después de la muerte de Jesús, fue RESUCITADO, demostrando que el PADRE no lo había abandonado y que el poder de DIOS era y es ilimitado (TODOPODEROSO)
  • Después de RESUCITAR se aparece a más de 500 personas en forma visible y reconocible, esto lo hace durante 40 días, demostrando nuevamente que no hay falsedad en este acto poderoso.
  • Era necesario que JESÚS volviera a la gloria que tenía con el Padre, así que fue llevado al cielo donde habita actualmente junto al PADRE

el evangelioEstas son las buenas noticias de que Dios salva a los pecadores. El hombre es pecador por naturaleza y está separado de Dios sin esperanza alguna de remediar tal situación. Pero Dios ha provisto los medios para la redención del hombre; en la muerte, sepultura y resurrección del Salvador, Jesucristo.

La palabra “evangelio” significa literalmente “buenas nuevas.” Pero para comprender verdaderamente que tan buenas son estas noticias, debemos entender primeramente las malas noticias. Como resultado de la caída del hombre en el Jardín del Edén (Génesis 3:6), cada parte del hombre – su mente, voluntad, emociones y carne – han sido contaminadas por el pecado. Por la naturaleza pecadora del hombre, él no busca ni puede buscar a Dios. Él no tiene el deseo de venir a Dios y, de hecho, su mente mantiene una hostilidad hacia Dios (Romanos 8:7). Dios ha declarado que el pecado del hombre lo condena a una eternidad en el infierno, separado de Él. Es en el infierno donde el hombre paga el castigo por pecar contra un Dios santo y justo. Ciertamente estas serían malas noticias, si no existiera un remedio.

Pero en el Evangelio, Dios, en Su misericordia, ha provisto ese remedio, un sustituto para nosotros – Jesucristo – quien vino a pagar el castigo por nuestro pecado, mediante Su sacrificio en la cruz. Esta es la esencia del Evangelio que Pablo predicaba a los corintios. En 1 Corintios 15:2-4, él explica los tres elementos del Evangelio – la muerte, sepultura, y resurrección de Cristo a nuestro favor.

Nuestra vieja naturaleza muere con Cristo en la cruz y es sepultada con Él mediante el bautismo. Luego nosotros somos resucitados con Él a una nueva vida (Romanos 6:4-8). Pablo nos dice que nos “sujetemos firmemente” a este verdadero Evangelio, el único que salva. Creer en cualquier otro evangelio es creer en vano. En Romanos 1:16-17, Pablo también declara que el verdadero Evangelio “Es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree,” con lo cual él nos dice que la salvación no se logra mediante el esfuerzo del hombre, sino por la gracia de Dios a través del don de la fe (Efesios 2:8-9).

Mediante el Evangelio, a través del poder de Dios, aquellos que creen en Cristo (Romanos 10:9) no solo son salvados del infierno. De hecho, nos es dada toda una nueva naturaleza (2 Corintios 5:17) con un corazón cambiado y un nuevo deseo, voluntad, y actitud que son manifestados en buenas obras. Este es el fruto que el Espíritu Santo produce en nosotros por Su poder. Las obras nunca son los medios para la salvación, pero sí son la prueba de ella (Efesios 2:10). Aquellos que son salvados por el poder de Dios, siempre mostrarán la evidencia de la salvación por medio de una vida transformada.

¡Levántate¡ Pon tu fe en Jesucristo, arrepiéntete de tus pecados, confiesa que Jesucristo es tu único Señor , muere con Cristo en el bautismo y resucita para una vida nueva.

Slider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *