• SALVACIÓN

    El significado del Arrepentimiento

    El hombre está en una posición de rebeldía contra la soberanía y la autoridad de Dios. Por eso es que nuestro Señor Jesús vino al mundo predicando: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17). Ordena a cada pecador que abandone sus armas de rebelión y levante la bandera blanca de rendición para entrar al Reino de Dios.

  • SALVACIÓN

    La Fe para Salvación

    No se puede estudiar la Biblia por mucho tiempo sin llegar a comprender la importancia de la fe. Un pecador no puede ser salvo aparte de la fe (Efesios 2:8-9). “El evangelio de Cristo…es poder de Dios para salvar al que cree…porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe; como está escrito: el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:16-17). Por lo tanto, es importante entender lo que esta palabra significa.

  • SALVACIÓN

    El Evangelio

    El evangelio es la buena noticia para la humanidad, que se resume en el hecho de que JESÚS se hizo hombre, dejando su gloria eterna en los cielos, habitó entre los hombres, para conocer sus debilidades y sufrimientos pero sin que EL haya pecado

  • SALVACIÓN

    ¿Puede un hombre ser justo ante Dios?

    El hombre no puede ser justo por su propio mérito u obra, ¡Un sustituto ha muerto en nuestro lugar! JESUCRISTO. Dios abre nuestro libro de contabilidad, y ve que nuestra deuda ha sido imputada a su amado Hijo. Además, él ve que la deuda ha sido pagada por completo por Él. ¿Puede un Hombre ser justo ante Dios? SI, confiando en Su sacrificio.

  • PECADO,  SALVACIÓN

    ¿Qué es el Pecado?

    Todo pecado viene del perverso deseo de ponerse a sí mismo en el lugar de Dios—ser el centro y la medida de todas las cosas y “conocer” por sí mismo lo que es bueno y lo que es malo. Los hombres en su estado natural son “necios y desobedientes, esclavos de pasiones y placeres.” sus vidas están caracterizadas por “malicia, envidia y odio”. Lejos de reconocer esta condición, los hombres perdidos se imaginan ser “básicamente buenos”, a menos que Dios en su misericordia les revele la verdadera condición de sus corazones ennegrecidos.